Nosotros

Hace casi un siglo que las primeras piedras de lo que tiempo después fuera La Labriega se comenzaron a levantar. En aquel entonces nada hacía pensar que pasados tantos años esta casa se convirtiera en vuestro alojamiento de turismo rural por unos días.

Transcurrida la mitad de aquel siglo, mis padres, Ángel y Otilia la compraron y convirtieron aquella casería en su hogar, les había llenado la retina y el corazón. Comenzaba una historia de amor y superación…

Siguieron pasando, siembras, cosechas y siegas, y con el nuevo siglo y milenio nace La Labriega de aquella antigua casa-cuadra, y la convertimos en mi hogar y en el de aquellos que queráis venir a disfrutar de las historias de esta pequeña historia.

La Labriega toma forma en 2000 y en 2001 abre su puerta para que podáis compartir con nosotros vuestro tiempo y descanso. El espíritu de esta casa es el de la vocación de servicio, el crear experiencias, con atención al detalle, buscando la elegancia, el confort… Imprimir un carácter claro al quehacer, no es tanto lo que hacemos, sino cómo lo hacemos. Si sólo buscas alojamiento habrá otros…, si buscas la hospitalidad del mundo rural como seña de identidad, éste es tu lugar…

Casa de Aldea, La Labriega

Mi deseo: vuestras mejores sensaciones, que os despojéis del diario de vuestras vidas y captéis la esencia de este lugar y cojáis fuerzas para seguir adelante.

Ángel Villa

Seremos vuestro refugio de paz y serenidad. El paisaje hará el resto…

 

Habitaciones

En Casa de Aldea La Labriega disponemos de seis habitaciones dobles, son exteriores, cuentan con baño privado propio y televisión. Elige la que más te guste…

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna pregunta puedes darnos tus datos y nos pondremos en contacto contigo